Calle 0N Esquina 16E-20 Avenida Libertadores 0-71 Las Brisas, Lote 2 Cúcuta- Norte de Santander
PBX (57) 5955859
NOTICIAS

COMUNICADO SIETE

Cada mes, cerca de quince adultos y ancianos son desamparados

Crece número de pacientes abandonados en Medical Duarte

San José de Cúcuta, 10 de marzo de 2017. El abandono de algunos pacientes contrasta con los sentimientos de solidaridad del equipo Medical Duarte, -que en medio de una problemática que atenta contra la dignidad humana-, denuncia el incremento del número de personas que son dejadas en la institución, sin acompañamiento del proceso de asistencia médica y sin ser reclamadas al finalizar la atención.

La oficina de Servicio de Información y Atención al Usuario SIAU ha enfocado esfuerzos para buscar darles salida a numerosos pacientes, dotarlos con prendas de vestir, entregarles pañales desechables, elementos de aseo personal, búsqueda de familiares, acompañamiento hasta las residencias de acogida y ardua búsqueda de fundaciones, ancianatos y hogares de paso que le brinden cuidados a los ciudadanos; algunos de ellos, han dejado una huella imborrable en el corazón de las trabajadoras sociales.

Silvana Hernández, coordinadora del SIAU, comentó que “es preocupante que los médicos les den de alta pero que nadie responda por ellos. Muchos familiares creen que trayendo a la clínica el paciente, ya cumplieron. No es así. Deben asumir el rol de familia, es obligación de ellos cobijarlo, pero por diversas razones, muchos se niegan a recibirlos.”

Por su parte, la psicóloga SIAU Natalia Cote, dijo que, desde la puesta en marcha de la Clínica, hace cerca de dos años, se han tenido pacientes abandonados, especialmente personas de la tercera edad y discapacitados. “Pareciera que la única salida es buscar el apoyo de la policía nacional para exigir a los familiares que se encarguen de sus parientes o a los medios de comunicación para que repliquen la urgencia de encontrarlos”, enfatizó.

Más que el costo que acarrea para la entidad cada uno de los pacientes abandonados, la mayor preocupación radica en que esa persona -permaneciendo en la institución con orden de salida-, quita la posibilidad de disponer la cama para alguien que sí lo requiere, además de los riesgos a los que se somete con otros pacientes, convirtiéndose en un problema de salud pública. Las directivas hacen un llamado a las familias para que se apersonen de sus seres queridos.